Feeds:
Entradas
Comentarios

NOTICIAS DE LA ASOCIACION

Durante el 2011/2012 continúan las clases de Pintura asistida:
A partir del 19 de septiembre los lunes y miercoles, mañanas y tardes
 
 

 

 La Asociación ha realizdo la sardina para las fiestas de carnaval. No te pierdas todas las fotos    Echa un vistazo a las fotos  

entierrosardia01

El Sabado 14 de Febrero nos dimos una vuelta por el parque del Capricho para hacer algunos apuntes. Estaros atentos porque pronto se programarán nuevas salidas.

(Post Publicado por Julio)

¿Me dejáis decir cuatro palabras sobre Bacon? No soy artista y no entiendo gran cosa de arte, pero leí un comentario en vuestra página y si no es intromisión, me apetece hablar de ello.

No soy objetivo: me gusta Bacon, me impacta, me arrastra literalmente. La exposición, creo que muy buena. Quizás, el cuadro que más me ha sacudido es esa estupenda recreación del “InocencioX, de Velázquez”. Cuando ví el cuadro de Velázquez, me quedé de piedra. Dentro de mi escaso conocimiento, creo que es uno de los retratos más veraces y profundos que he visto en mi vida. No hablo de la impresión que produce el tratamiento de la capa de seda, la plasticidad del rostro o el predominio de los rojos que hacen del cuadro una llamarada.

El tal Inocencio X era un pájaro de cuenta: combatió la independencia de Portugal, conspiró contra el Tratado de Westfalia, que puso fin a la Guerra de los Treinta Años que asoló Europa, (porque en ese acuerdo, si no recuerdo mal,  se ponía en práctica la máxima “cuius princeps, eius religio” -¡toma ya-!, es decir,  que Europa no tenía por qué tener obligatoriamente la religión del Imperio), condenó toda crítica -como la efectuada por el jansenismo-, del poder del papado y tuvo un par de relaciones subidas de tono, con su sobrina y con su propia hermana. De hecho, cuando murió, nadie quipo pagar su entierro, así que hasta que se pusieron de acuerdo en el Vaticano estuvo tres días de corpore insepulto.

Bueno, pues ese tipo que ha pasado a la historia por el cuadro que Velázquez perpetró contra él, dijo cuando lo vió: “¡demasiado verdadero!.

Y así es: Velázque pintó a un fulano complejo, con pinta de taimado, desconfiado, soberbio, malo –agrandar o ver con lupa la despiadada boca del sujeto- que mira al que le está pintando con una punta de desprecio -¿esboza una sonrisa?- y desde luego, de odio. El bueno de Velázquez le pinta mirando aviesamente, lateralmente, de arriba abajo –el cuadro exige una mirada desde el lateral-, con unos ojos algo cansados por la edad, pero duros, metálicos, con esas cejas circunflejas, que no son naturales como las de Zapatero, sino trabajadas en mil y una miradas furibundas, brutales.

Pues por lo menos, todo eso ví yo en el cuadro de Velázquez.

Bacon pintó 40 cuadros basados en el de Velázquez. He repasado unos cuantos en libros  en Internet y me he quedado un rato colgado del que tenemos en el Prado. Y creo que desde su óptica –el expresionismo figurativo, o como se llame- Bacon ha hecho cuadro a cuadro lo que intentaron hacer Picasso y los cubistas: aprehender todas las facetas, recoger todos los perfiles, desvelar todas las “caras” de la cara. El resultado es tremendo y daría cualquier cosa por meterme en una sala con el Inocencio X de Velázquez y los 40 de Bacon. En sus cuadros, Bacon lo encierra, lo retuerce, lo reduce a “carne con ejos”, le quita y le pone poder y sobre todo le hace decir con la boca todo lo que no dice en el cuadro de Velázquez, en el que mantiene ese rictus lineal que produce en el espectador lo que seguramente producía en vida: miedo. En el cuadro de Bacon en el Prado, el pájaro parece enjaulado, pero bien podría ser que la silla papal esté dentro de un dosel; pero el papa sale –o entra- en el terreno de la oscuridad, se embebe en los cortinajes traseros -¿o delanteros?-, que al dar una apariencia de rejas dejan quizás un cierto ambiente carcelario. Entre luz y sombra, libre pero amarrado a la silla, en un dosel que podría ser una celda, ese Inocencio X parece amarrado a la silla eléctrica de la historia. La boca angustiosa, de grito ronco de personaje que ha mandado mucho, que sigue manteniendo un enorme poder, pero que se sabe cerca del fin de sus días duró cinco años más-, que sabe que su mundo, el mundo de Trento, de la Contrarreforma, de la Inquisición, del Papado como poder temporal, como controlador de la mayor fortuna del mundo… todo aquello se viene abajo. Esa boca que enseña dientes feroces, pero en la que se adivina un estertor, una falta de aire, un aullido agónico.

Bueno, me he enrollado, pero quería compartir con gente a la que aprecio el impacto que me ha producido ver en vivo los cuadros de uno de mis pintores favoritos. Podéis no hacerme caso, que hace buen tiempo y en la calle se está de vicio, pero os lo recomiendo: no dejéis de ver la exposición –incluido el video-, porque creo que es una ocasión única de acercarse a un pintor que amó a España, pero que tiene aquí poca obra: el Tyssen, el Sofía, la Koplowitz y el Abelló (pero estos dos intuyo que no os van a dejar verlos, aunque digáis que sois de la Muy Noble y Muy Leal Asociación Colores Vivos del Muy Real Sitio de San Fernando de Henares. Un abrazo   

 

La sombra en el Thyssen

(Post publicado por Emilio)

El museo Thyssen dedica una exposición a la sombra en las obras de arte El museo madrileño Thyssen-Bornemisza albergará hasta el próximo 17 de mayo una exposición sobre la sombra en las obras de arte, desde el Renacimiento hasta el siglo XX, a través de 144 pinturas, dibujos y fotografías. La inédita muestra quiere resaltar un aspecto “olvidado” de la historia del arte, explicó el lunes Victor Stoichita, comisario de la muestra y profesor de arte de la Universidad de Friburgo (Alemania). Autor de una ‘Breve historia de la sombra’, Stoichita recordó una cita del escritor romano Plinio el Joven, que es un poco el lema de la exposición: “En pintura, nada da mayor realce a la luz que las sombras”. Entre las obras, presentadas en colaboración con la Fundación Caja Madrid, figuran algunas de Van Eyck, Rembrandt, De la Tour, Goya, Pissaro, Magritte, De Chirico, Dali y Picasso, así como fotografías de Man Ray, Brassai, Brancusi o Ansel Adams. El Thyssen-Bornemisza, que presenta una colección permanente ecléctica y exposiciones de naturaleza muy variada, es uno de los tres grandes museos de Madrid, junto con el Prado (de pintura clásica) y el Reina Sofia (de arte contemporáneo). El museo Thyssen dedica una exposición a la sombra en las obras de arte El museo madrileño Thyssen-Bornemisza albergará hasta el próximo 17 de mayo una exposición sobre la sombra en las obras de arte, desde el Renacimiento hasta el siglo XX, a través de 144 pinturas, dibujos y fotografías. La inédita muestra quiere resaltar un aspecto “olvidado” de la historia del arte, explicó el lunes Victor Stoichita, comisario de la muestra y profesor de arte de la Universidad de Friburgo (Alemania). Autor de una ‘Breve historia de la sombra’, Stoichita recordó una cita del escritor romano Plinio el Joven, que es un poco el lema de la exposición: “En pintura, nada da mayor realce a la luz que las sombras”. Entre las obras, presentadas en colaboración con la Fundación Caja Madrid, figuran algunas de Van Eyck, Rembrandt, De la Tour, Goya, Pissaro, Magritte, De Chirico, Dali y Picasso, así como fotografías de Man Ray, Brassai, Brancusi o Ansel Adams. El Thyssen-Bornemisza, que presenta una colección permanente ecléctica y exposiciones de naturaleza muy variada, es uno de los tres grandes museos de Madrid, junto con el Prado (de pintura clásica) y el Reina Sofia (de arte contemporáneo).

El pasado viernes, 6 de febrero, se inauguró con gran éxito la exposición titulada “ahora 13″. Una muestra de 13 trabajos de asociados. a la inauguración asistieron varios miembros de la junta directiva como algunos socios. Tambien se acercó, cosa que agradecemos, el Alcalde de nuestra ciudad, D. Julio Setien.

Echa un vistazo a todas las fotos: Nevadas históricas en San Fernando

nevadasfh262

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.